Es el precepto con el cual también se nos ordenaron las señales de (kashrut en) las langostas, y son aquellas enunciadas explícitamente en la Torá: Que tiene rodillas por encima de sus patas.

El concepto de este precepto es como hemos explicado en el precepto precedente, y el versículo que fuera dicho a su respecto es lo que El dijo: Este comeréis, de todos los insectos voladores.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Tercero del Tratado (Talmúdico) de Julín.