Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Vaishlaj

Bereshit
Vaishlaj
Iaacov vuelve a la Tierra Santa luego de veinte años de vivir en Jaran, y envía ángeles emisarios a Eisav con la esperanza de lograr una reconciliación..
Historias Contemporaneas
La medalla

Ocurrió hace tiempo, en mi adolescencia. La época de la vida en la que la infancia se apresura a ir en busca de la juventud, pero cuando aún la frescura y la ingenuidad de la niñez no se han marchado todavía.
Comentaristas de la Parashá
La parábola de las tribus

“La paradoja es que una defensa exitosa frente a un agresor que abusa de su poder requiere que una sociedad se vuelva más parecida a la sociedad que la amenaza. El poder sólo puede ser detenido con más poder”.
Historias Jasídicas
La historia del bebé que fue abuelo

El trabajo era abrumador y los beneficios, escasos. Aun así, Israel era feliz. Llevaba cada día su caballo y su carreta destartalada a las montañas para llenarla de arcilla. Cuando completaba una carga, conducía a su fiel pero añoso caballo al mercado, donde vendía su mercadería a ladrilleros y alfareros por apenas el dinero suficiente para comprar comida para él y para su esposa Jana, y algo de avena para su caballo.
Comentaristas de la Parashá
¿Quién quiere ser judío?

A Iaacov se lo sigue llamando “Iaakov” en la Torá, aunque también es llamado por su nuevo nombre, “Israel”; desde este punto en adelante, la Torá alterna entre los dos nombres. Lo mismo pasa con el pueblo judío en su conjunto: nosotros somos generalmente llamados “Israel” o los “Hijos de Israel”, pero también hay muchos lugares de la Torá donde se nos llama, como colectivo, “Iaakov” o “La simiente de Iaakov”.
Leyes y costumbres
¿Por qué los religiosos le temen tanto a los perros?

Se exactamente como tu perro se siente. Yo tengo la misma sensación a veces de algunos judíos. De la misma forma que muchos judíos observantes les temen a los perros, muchos judíos no observantes les temen a los rabinos.
Educación e Hijos
¿Por Qué Gritamos?

¡Los chicos pueden ser tan exasperantes! Puedes llamarlos, y volver a llamarlos y no vienen. Les gritas y les explicas y no escuchan. A veces les tienes que pegar cuatro gritos para que te presten atención. Entonces, cuando les gritas, por fin te toman en serio.
"El hombre comparte algunas apetencias con el animal y busca satisfacerlas al igual que ellos. Pero el hombre también tiene ansias de conocimiento, y eso lo diferencia del animal. Cuando fallamos en nuestra búsqueda nos asemejamos mucho a él"