Si una persona recita Musaf en Rosh Hashaná en su hogar, no debe hacerlo durante las primeras tres horas del día, ya que ese es el período del juicio Divino, cuando D-os está enojado con los idólatras que se dedican a su idolatría en ese momento.

El Talmud (Avodah Zarah 4b) relata:

Fue enseñado en el nombre de R. Meir: Al momento cuando los reyes [gentiles] colocan sus coronas en sus cabezas (en la tercera hora del día, cuando surgen los reyes) y se inclinan ante el sol, D-os se enoja inmediatamente.

R. Yosef enseñó: Una persona no debe recitar Musaf durante las primeras tres horas del día en Rosh Hashaná, pues durante esas horas el juicio Divino es estricto y es posible que las acciones de una persona sean sometidas a un escrutinio y a un severo juicio. Si es así, [uno puede preguntar], ¿debe entonces una congregación abstenerse de rezar Musaf en este momento? No; la congregación no es rechazada, pues tiene muchas fuentes de mérito.