Esta melodía en cuatro secciones es atribuida al primer Rebe de Jabad, el Alter Rebe, Rabí Schneur Zalman de Liadi. No se ha establecido si es una de las 10 famosas melodías compuestas por el Rebe mismo. En esta melodía vemos el reflejo del arrobamiento y éxtasis emocional del discípulo, esforzándose hacia el peldaño más alto de la escala del bien y expirando en la eternamente ardiente brillantez del Todopoderoso. Sin embargo, en este punto el discípulo siente la aceptación de la voluntad de Di-s, "Kabalat Ol", de que estudiando y observando Su ley y mandamientos, el judío ilumina y eleva este mundo terrenal. Esta melodía es cantada a menudo en encuentros jasídicos con gran fervor.