Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Shuljan Shabat

Cuando no se Entiende
"Este es el decreto de la Torá" (Bamidbar 19:2)
"Este es el decreto de la Torá que ordenó el Altísimo, diciendo" con estas palabras abre la Torá el párrafo de la "vaca colorada", la Pará Adumá, con cuyas cenizas se purificaba a quien quedó impurificado por un muerto.
Un Milagro que Revela otro Milagro
"Entonces cantó Israel este cántico" (Bamidbar 21:17)
Entre los grandes milagros que ocurrieron para los judíos en el desierto, están los milagros de los valles de Arnón.
Los Patriarcas y las Matriarcas de la Existencia Judía
"Pues de la cabecera de las rocas- estos son los Patriarcas y de las colinas- estas son las Matriarcas" (Bamidbar Rabá 20:19)
La diferencia entre el padre y la madre es que el padre aporta al hijo su misma existencia en el nivel general, mientras que el desarrollo en detalles y órganos se lleva a cabo a través de la madre.
La Liviana Igual que la Grave
Este es el decreto de la Torá (Bamidbar 19:2)
Cuando el Judío cumple este precepto no posee comprensión alguna en el motivo de la Mitzvá, y lo ejecuta como un puro mandato Divino.
Alcanzar Vida Eterna
"Y tomarán para ti una vaca colorada" (Bamidbar 19:2)
Sólo de la vaca que hizo Moshé se guardó ceniza y los sacerdotes que preparaban las vacas siguientes debían purificarse y santificarse con la ceniza de la vaca que hizo Moshé Rabeinu.
"...y la décima la llevará a cabo el Rey Mashíaj, que pronto se revele, Amen que así sea Su Voluntad" (Rambam Leyes de la vaca colorada, fin del Cáp. 3)
Pureza e Impureza
No es el muerto el que impurifica, no es el agua la que purifica, sino que dijo El Santo, bendito sea, una regla establecí, un decreto decreté, y no tienes permiso para transgredirlo.
Cuatro Enseñanzas de la Ceniza
Uno de los procedimientos involucrados era tomar las cenizas de esta vaca, mezclarla con agua y salpicarla una cantidad de veces sobre una persona para purificarlo de la impureza de tocar un cadáver.