Antes de recitar las bendiciones y el toque del shofar, se acostumbra recitar el Salmo 47 siete veces, ya que ese Salmo contiene el nombre Elokim, que denota el atributo Divino de la justicia, siete veces. Luego se recitan siete versos adicionales que se refieren a la compasión de D-os:

1. Por pena te llamo a Ti, D-os... (Tehillim 118:5).

2. Has oído mi voz, no cierres tus oídos (Eichah 3:56).

3. La verdad es el epítome de Tus palabras, y todos Tus juicios son siempre justos (Tehillim 119:160).

4. Sé un garante para Tu siervo para el bien... (ibid. 119:22).

S. Me regocijo en Tu palabra, como uno que encuentra restos abundantes (ibid. 162).

6. Enséñame buen discernimiento y conocimientos, ya que creo en Tus mitzvot (ibid.:66).

7. Desea las ofrendas de mi boca, D-os, y enséñame Tus juicios (ibid. :108).

Las primeras letras en hebreo de los últimos seis versos forman un acróstico que dice kera Satan - "¡eliminar al Acusador!" Después de recitar estos versos, se dicen los dos berajot y el shofar es luego tocado.