Una de las extraordinarias dimensiones de yejidut, un encuentro privado con el Rebe, es la habilidad del Rebe de encontrar una respuesta que satisfaga a la persona que formula la pregunta. Por ejemplo, a pesar de que él había mantenido interés en las actividades de Jabad por un tiempo largo, uno de los hombres jóvenes en contacto con Rabbi Berl Shemtov, el sheliaj en Detroit, no estaba de acuerdo en ponerse los tefilim. “Soy una persona íntegra,” explicó él, “y no me siento listo para hacer un compromiso que debe ser realizado cada día sin ninguna posibilidad de interrupción.”

Rabbi Shemtov lo convenció de visitar al Rebe para una yejidut. Cuando él salió del estudio del Rebe, contó a sus amigos de que había decidido ponerse los tefilim todos los días. “¿Pero qué hay acerca de tu duda acerca de asumir un compromiso diario?. ”

“El Rebe resolvió eso por mí,” dijo el joven hombre con una sonrisa. “El me dijo que había siempre un día a la semana —Shabat— en el que yo no estaría requerido de realizar esta mitzvah. ”