La oscuridad que Di-s envío a Egipto como plaga era tan profunda y densa que no solo impedía ver sino que incluso inmovilizó a los egipcios, durante tres días no se podían mover, caminar, quien estaba sentado quedaba sentado y el que estaba de pie quedaba inerte como una estatua.

La oscuridad representa la falta de divinidad y espiritualidad, cuando nos falta lo espiritual, no solamente no podemos ver, sino que también nos encontramos bloqueados no nos podemos siquiera mover, no podemos avanzar.

Para evitar esto cada día debemos traer un poco más de luz a nuestras vidas y a nuestro entorno, y entre todos caminar hacía la redención.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy