"Quienquiera tenga hambre, que venga y coma; quienquiera esté en necesidad, que venga y celebre el Seder de Pesaj"
Esto lo decimos al comienzo de la Hagada de Pesaj.
Es un poco hipócrita invitar a "quien quiera" estando sentados en nuestros cómodos sillones frente a nuestra mesa tendida para la fiesta, si realmente queremos ser solidarios debemos hacerlo antes del Seder, y no cuando ya comenzó decirlo de la boca para afuera.
Para comenzar nuestra libertad, debemos asegurarnos que ha nadie le falte donde pasar el Seder, pero que ha nadie le falte un plato de comida y una mesa familiar nunca.
El primer paso para ser libres es preocuparse por el bienestar físico de nuestro prójimo.