El regocijo especial de Sucot surge del servicio espiritual de Rosh Hashaná, los Diez Días de Arrepentimiento, y especialmente Iom Kipur. Como se sabe, espiritualmente la cubierta de la Sucá (que se deriva en última instancia de las nubes de gloria que protegían a los Hijos de Israel en el desierto) surge del arrepentimiento de Iom Kipur y la nube de incienso del servicio de Iom Kipur del Sumo Sacerdote en el Sagrado de los Sagrados.

El servicio espiritual de Iom Kipur, el cual es “una vez al año,” surge de Iejidá, la unión de la esencia del alma a la esencia de D-os, “unidad para Unificarte.” En Sucot esta unión es revelada, hasta que envuelve a toda la persona, abarcando todas sus inquietudes. Es también expresada en la mitzvá de la Sucá, donde todo lo que hace una persona, incluyendo comer y beber y otras actividades similares, es abarcado por la mitzvá.

Por lo tanto, Sucot es el tiempo de la libación del agua y de Simjat Beit Hasho’eiva- un regocijo super-racional que trasciende todas las limitaciones-ya que la alegría surge de la revelación de Iejida, la esencia ilimitada y super racional del alma.

(Likutei Sijot, vol. 24, p. 249)