Al principio había una luz infinita que colmaba todo y no dejaba espacio para la existencia de un mundo.

Después, esa luz fue contenida para que el Universo fuese creado en el vacío resultante.

El mundo fue creado con el propósito de volver a ese estado original de luz, pero permaneciendo mundo.