Siempre hay esperanza. Aún cuando hayas hecho un gran embrollo, no te has apoderado de Su control. Una vez que haya pasado el humo, estarás exactamente en el lugar y la situación que Él tenía planeado desde el principio de la creación.