A cada momento, toda actividad del ser humano es una oportunidad para conectarse con el Infinito.

Cada acto puede ser una elevación del espíritu. Únicamente tu voluntad puede oponerse. Pero ni bien lo deseas, ya estás conectado con el Infinito.