Hay centellas de luz ocultas en nuestro mundo. Puedes encontrar algunas y liberarlas: Cuando "Reconoces a D-os en todos tus caminos", encontrándoLo en todo cuanto haces, esas centellas saltan hacia ti y su luz es liberada.

Pero hay centellas de tal intensidad que fue necesario enterrarlas en la entraña más profunda del dominio material y encerrarlas en la más densa tiniebla. Estas centellas no pueden hallarse con la búsqueda común, el poder de tu intelecto ni siquiera se aproxima a ellas. Tus acciones jamás podrían cavar tan profundo. Tus ojos quedarían cegados por el resplandor de aquéllas y por la intensidad de la oscuridad que las rodea.

Las únicas herramientas que posees para liberar tales centellas son las que trascienden tu intelecto y tus sentidos. Son poderes interiores que se revelan cuando pasas la prueba de la fe. Por eso, en nuestra época, encontramos constantemente desafíos a la fe, estamos liberando las últimas centellas de luz.