La esclavitud en Egipto representa el cautiverio de tu propio yo.

Cada día, a cada momento, debe producirse el éxodo del "yo". Si no estás saliendo de Egipto, ya estás de vuelta allí.