La plegaria suprema es la plegaria del niño.

Tú rezas a un elevado concepto de la Luz Infinita o a la Esencia de Ser o...

El niño no tiene concepto alguno. Sólo D-os.

Cuando abres los ojos de mañana, eres un niño recién nacido. En ese momento y en ese lugar estás frente a D-os, cara a cara.

Cuando despiertas, y tu cerebro entra en plena actividad, mantén al niño contigo.