Esta semana la Tora nos habla del pecado del becerro de oro, todo el pueblo decidió crear una figura para adorar, mientras Moshe estaba en la cima de la montaña esperando las Tablas de la Ley. Muchos interpretan que los hebreos solo querian encontrar en el becerro un metodo para conectarse con Di-s.

Hay muchísimos análisis y explicaciones sobre este suceso, pero me voy a concentrar en un aspecto.

Si Di-s estaba tan en contra de la Creación de figuras, ¿como es posible que después ordenara la creación del Arca con los querubines?

El Rebe explica que aquí radica la gran diferencia. Cuando Di-s lo ordena es el lugar de mayor conexión espiritual en la tierra, es el lugar que el elige para revelarse.

Cuando nosotros elegimos esa figura como deidad entonces es pura idolatría y banalidad.

Es muy común en nuestra época que la gente diga “Yo tengo mi propia forma de conectarme con Di-s”, cuando uno le quiere imponer a Di-s una forma de conexión entonces es muy cercano a la idolatría. Di-s ya nos dijo como quiere que nos conectemos con el, a través de la Tora y su preceptos, no busquemos caminos alternativos, porque quizás no lleven a ningún lado.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy