Estimados Lectores:

Esta semana leemos en la Torá sobre Balak el rey de Moab, y su intención de maldecir al pueblo de Israel a través de Bilam el profeta de Midian. La historia nos cuenta sobre el burro de Bilam que es maltratado y golpeado, a punto tal que el animal se niega acompañarlo y a seguir el camino.

El burro es mencionado cuatro veces en la Torá y hay midrashim que dicen que en verdad es el mismo. El burro de Abraham en el que cargo las herramientas y las maderas para el sacrificio de Itzjak, el burro de Moshe en el que cargo a su familia al volver de Midian, el burro de Bilam que es terco y maltratado y por ultimo el burro del mashiaj que es domado y quien lo lleva a la redención.

La palabra burro en hebreo (jamor) se escribe igual que la palabra materialismo o materia (jomer). Con esta alegoría podemos ver cual era el trato que le daban a la materia los distintos lideres en distintos contextos y épocas históricas.

Abraham tenia una relación m]as abstracta de la materia, sabia que de algún modo podíamos refinar la materia en el servicio a Di-s pero no tenia las herramientas (la Torá y las mitzvot no habían sido entregadas), Moshe tampoco tenia la Torá al volver de Midian, pero sabía que sus hijos si la recibirían y podrían dominar la materia para el servicio a Hashem, por otro lado Bilam con la visión pagana, veía a la materia como un enemigo de lo espiritual, para dominarla tenemos que maltratarla, abusar de ella y de ningún modo puedo usarla como aliado para mi conexión con Hashem. Pero el mashiaj tendrá un control y domino total de la materia, de los recursos materiales que Hashem nos da, y eso es lo que lo acerca a la redención.

Los judíos sabemos que para traer al mashiaj debemos dominar lo material, que Hashem nos dio la naturaleza para que la respetemos y sirvamos a Hashem a través de ella no para que abusemos y la maltratemos, a tal punto que el materialismo se escapa de nuestro control y nos termina dominando a nosotros. Solo cuando captemos esto estaremos trayendo al Mashiaj.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy