Está escrito en el sagrado Zóhar que quienes tienen lo necesario para el día de hoy pero se preocupan pensando qué será mañana, no son pragmáticos, simplemente tienen un enfoque equivocado.

Cada día te nutres directamente de la mano llena, abierta y rebosante de D-os. Todo cuanto hay entremedio: trabajo, cuentas, facturas, clientela, posibilidades, inversiones, no es más que una nube intermediaria entre Su mano generosa y tú alma. Una nube insustancial que Él manipula y modela a Su antojo.

Siendo así, ya que Él te está sustentando hoy, y te ha alimentado y satisfecho todas tus necesidades y mucho más, durante tanto tiempo, ¿qué preocupaciones puedes albergar sobre el mañana? ¿Acaso hay algo que pueda obstruir Su camino? ¿Es posible que Se le acaben las reservas?

¡Quita tu vista de los canales limitados a través de los cuales recibes el sustento, y dirige tu mirada hacia la Fuente Infinita del Abastecimiento!

A la Fuente no le faltan medios.