El error primordial fue el descubrimiento del yo.

El primer hombre y mujer, en el Jardín del Edén, comieron del Árbol del Conocimiento y adquirieron conciencia de que existían. Desde entonces, esa conciencia de sí mismos ha sido la raíz de toda desgracia.

Todo "yo" y "mi", toda percepción de la propia existencia es otra negación de la unión del Creador y Su creación. Es una afirmación de que hay algo más, llamado "yo", que es autónomo respecto de aquello.

El objetivo de la humanidad es trascender el estado de Adán y Eva en el Jardín. Alcanzar un estado en el cual toda conciencia del ego carezca de sentido. Un lugar llamado Edén que está más allá del Jardín. El lugar del Ser Esencial de donde emanan todas las delicias... "Y un río surgía del Edén para regar el Jardín".

Ahora ya sabes el motivo interior por el cual comieron del fruto.