El mundo es un lugar de constante cambio y agitación. En la línea del tiempo, cada punto es distinto al anterior y al siguiente.

Cada punto en el espacio es un mundo entero, con sus propias condiciones y modo de ser. Es un mundo de fragmentos, corriendo constantemente en un tráfico de aparente anarquía.

Observa tu propia vida: Haces tantas cosas, tan diferentes, una tras otra sin conexión aparente entre ellas.

Paz interior es cuando cada parte de ti y cada faceta de tu jornada se mueven en la misma dirección. Cuando tienes un propósito, tienes paz interior.