Hay gente que hace mucho bien, pero con pesimismo, porque ve al mundo como un lugar inherentemente malo.

Hacen cosas buenas pero sin luz ni vitalidad. Piensan:

¿Quién sabe cuánto puede esto durar?

Debemos tener presente que el mundo no es una jungla oscura ni siniestra, sino más bien un jardín. Y no un jardín cualquiera, sino el propio jardín de delicias de D-os, pleno de belleza, maravillosos frutos y fragancias, un lugar donde D-os desea estar con toda Su esencia.

Sólo debemos romper y atravesar las cáscaras espinosas, los caparazones y las cortezas para descubrir el fruto.