Cada persona es un microcosmos de toda la creación. Cuando uno establece un equilibrio entre su alma divina y su vida material, crea armonía dentro de todo el espectro del cielo y de la tierra.