Cuanto más alto está algo, más bajo cae. Del mismo modo, las revelaciones más sublimes se encuentran en los lugares más vulgares.

Por consiguiente, si te encuentras en un lugar aparentemente vacío de cualquier contenido espiritual, no desesperes. Cuanto más bajo estés, más alto puedes llegar.