Al fin de cuentas, las aguas no pueden ahogar al alma, sólo pueden elevarla por encima de ellas. En realidad, para eso mismo fueron creadas.