Cuando las cosas no salen, confía en D-os y mantén la calma. Incluso si tienes toda la culpa y mereces todo lo que te sucede, confía en D-os, que todo es para bien. Y mantén la calma.

Cuando Él vea cuánto confías en Él, dispondrá todo para bien.