Puedes leer sobre la intervención de D-os en este mundo en un libro de filosofía. O puedes verlo en la vida real, en tus negocios.

Observa con cuidado, objetivamente, y te darás cuenta de que para ganarte la vida es necesario que ocurran milagros constantemente, mayores que el milagro de la partición del Mar Rojo. El hecho de que no los notes, no los hace menos milagrosos. Al contrario, su altura trasciende tu percepción.