Un buen barómetro para determinar si algo será beneficioso materialmente, es evaluar si es espiritualmente apropiado. Una empresa que implique una violación de tus principios éticos, también será perjudicial materialmente.

A veces nos encontramos bajo una tremenda presión cuando la ética parece interferir con nuestro éxito, pero esto no es más que una ilusión. El conflicto entre lo espiritual y lo material existe sólo en nuestros ojos subjetivos. En realidad, operan en total armonía, como una única entidad.