Así como procuras una carrera material, debes procurar una carrera espiritual. Pero hay una diferencia: en la carrera material sólo necesitas arar, sembrar y esperar la lluvia. En la espiritual debes proveer la lluvia también. En otras palabras, depende de ti llenarla de vida.