Es paradójico: Las mayores revelaciones no se encuentran en la meditación, el estudio o la plegaria, sino en el mundo material; pero únicamente cuando uno preferiría estar meditando, estudiando u orando.