Cuando los espías que envió Moisés retornaron de su reconocimiento a la Tierra de Canaan, en su informe incluyeron las siguientes palabras: "Nos sentimos como hormigas frente a ellos y así fuimos ante sus ojos".

Por haberse sentido como hormigas ante sí mismos, también otros los tomaron por hormigas.