El sentimiento de "ser nada" no equivale a ser el "felpudo" de otros. Por el contrario, sentirse "nada" es el portal de acceso hacia poderes infinitos.

Así dice El Zóhar:

Dijo el Maestro de la Academia del Jardín del Edén:

"Quien es pequeño, es grande. Pero quien es grande, es pequeño".