Engañar al mundo es una cosa; pero engañarte a ti mismo no es una gran cosa. Quién se engaña a sí mismo es un tonto. Y a un tonto lo puede engañar cualquiera.