El Baal Shem Tov enseña que hay dos caminos:

1. Divinidad es todo.

2. Todo es Divinidad.

Donde convergen ambos caminos, está D-os mismo.