Ofrezco mi mano con cinco dedos y tú ofreces la tuya. Juntos tenemos una decena completa. Es un apretón de manos. Tú y yo somos meros fragmentos del todo completo. Hasta que nos encontramos.