Alguien escribió que, en sus tareas administrativas, había tomado una actitud que irritó a uno de sus socios, quien se tomó en su contra.

El Rebe le respondió:

Fomenta en tu corazón un profundo amor por esa persona, y su enojo espontáneamente desaparecerá.