Hasta que no puedas ver el bien dentro del otro, no serás capaz de ayudarle.