Cada persona que encuentras tiene un profundo manantial en su interior. Si no eres capaz de hallarlo, entonces la falta es tuya. Quita la herrumbre de la pala, afila la hoja, y ponte a cavar más profundo y con más fuerza.