Las personas son espejos unas de otras. Si ves las faltas de otra persona y no te dejan en paz, es seguro que estás viendo tus propias faltas.

Esa es la gran generosidad de D-os con nosotros, pues sin este mecanismo nunca seriamos capaces de ver nuestros verdaderos defectos.