Nuestras almas no pueden ser quebradas como para que deban ser reparadas, ni son deficientes como para requerir aditivo alguno. Nuestras almas sólo necesitan ser descubiertas y que se les permita brillar.