Tenemos una tradición del Baal Shem Tov: Cuando alguien te comenta "cosas no buenas" acerca de otra persona, deberías sentir gran dolor y angustia.

Porque de cualquier manera que lo veas, alguien está sufriendo. Si la historia acerca de esta persona fuese verdadera, entonces las cosas no están bien para él. Y si fuese falsa, entonces quien la inventó está sufriendo.