Cuando Rabí Shmelke fue nombrado rabino de la ciudad de Nikolsburg, en el primer discurso que dirigió a la audiencia, mostró un impresionante conocimiento de lo que sucedía en el mundo, como así también su tremenda erudición en los temas de la Torá.


Cuando luego le preguntaron por qué había insertado tanta ilustración secular en su disertación, contestó: "Todos esperan que el rabino sepa mucha Torá, obviamente. Pero muchas de los iehudim simples de la ciudad creen que el rabino sabe solo Torá y nada más, y por eso les parece inútil hablar con él de sus diarios problemas. Por eso, se niegan y evitan recurrir a él para resolver sus conflictos. Entonces sentí que era de suma importancia, que mi nueva congregación vea que estoy totalmente al tanto de lo que sucede en el mundo".