Trabajar para ganarse la vida es bueno. D-os quiere que nos involucremos con el mundo material para tomarlo espiritual.

Lo que no es bueno es la ansiedad relacionada con el sustento.

No permitas que tu ser interior se sumerja en los negocios.

El ser interior debe ser preservado para realizar tu propósito en la vida. Ganar mucho dinero no es el propósito de tu vida.