No puedes culparte, y mucho menos perseguirte, por sentir de determinada manera. Pero sí puedes disfrutar la lucha para controlar y sublimar las emociones. Cada pequeña victoria interior es un gran triunfo sobre la oscuridad de este mundo. Para eso mismo la oscuridad fue puesta dentro de ti, para que la transformes en una gran luz.