Estimados lectores:

Esta semana leemos la Perasha de Ekev, que literalmente significa “talón”.

Hay muchas interpretaciones muy lindas sobre el concepto del talón. Por un lado talón se refiere a aquellas mitzvot que uno no les da tanta importancia y las ignora, como quien las pisa con el talón. Por otro lado el talón tiene que ver con la redención futura, ya que los tiempos previos a la llegada del Mashiaj son llamados, Ikveta de Mashiaj , “los talones mesiánicos”. Por ultimo el talón es la parte del cuerpo más “valiente”, cuando caminamos lo primero que avanza es el talón, si tenemos que entrar a una pileta muy fría o muy caliente ponemos el talón para probar, el talón es el soldado raso del cuerpo, el que acata y obedece sin discutir, esa característica es similar al concepto de “Kabalat ol”, aceptar las ordenes de Hashem sin miramientos.

Estos tres conceptos se fusionan en una misma idea:

Si cumplimos incluso las mitzvot que no nos parecen tan importantes con entrega y abnegación seremos merecedores de la pronta redención.

Un estandarte de esta idea fue el padre del Rebe, Rabí Levi Itzjak Schneerson, rabino de la ciudad de Yekaterinoslav (hoy Dnipropetrovsk) en Ucrania, durante los años más duros de Stalin. El nunca estuvo dispuesto a transar ni una pequeña mitzva o costumbre, esto le costo terminar su vida en el más duro exilio. Este Shabat es el aniversario de su fallecimiento, que su alma logre elevación y que cada uno de nosotros pueda tomar inspiración de su ejemplo y en su mérito poder traer la redención.

Pdta: No queríamos dejar de mencionar a uno de los principales pilares de Jabad de los últimos tiempos, que su vida también fue un ejemplo de entrega incondicional al judaísmo, sin miramientos ni cálculos, una persona que su motivación era lograr que el el cumplimiento y el estudio de la Torá crezca firme y fuerte. Me refiero al señor Sami Rohr, de bendita memoria. Hemos publicado algunos testimonios imperdibles de gente que estuvo muy cerca de el a lo largo de su vida y lo comparten con nosotros para que podamos aprender e imitarlo, no se los pierdan.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy