Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Quinto Libro

Capítulos 107-150

Un Salmo que habla de los que, liberados de su aflicción, deben agradecer a Dios. Sufrieron a causa de sus faltas, y fueron salvados por bondad Divina. Es apropiado, entonces, que entonen alabanza y lo difundan.
Estímulo para estudiar Torá y evitar el pecado. Quien siga este camino tiene asegurado el éxito. Con los inicuos, será a la inversa.
David compuso este Salmo al huir de Shaúl. Entonces, enfrentó muchos enemigos que, aunque se mostraban amistosos, sólo hablaban mal de él; por eso los maldice con amargura.
En este Salmo se cuenta cómo preguntaron a Eliezer, siervo de Avraham, y éste contó cómo su amo eliminó a poderosos reyes y sus ejércitos. Léelo, y verás que alude a Avraham, quien logró prominencia por reconocer a Dios en su mocedad.
Este Salmo está en secuencia alfabética, letras en cada versículo, salvo los últimos que tienen. Breve pero distinguido, habla de las obras de Dios y su grandeza.
También éste sigue un orden alfabético, letras en cada versículo, salvo los últimos que tienen . Habla de los buenos rasgos de carácter que deben elegirse, y cómo dar caridad, cuya recompensa es no tener que depender jamás de otros.
Este Salmo enumera algunas de las maravillas del Exodo de Egipto.
Este Salmo explica por qué mereció el reinado la Tribu de Iehudá.
Una plegaria pidiendo que Dios ponga fin a este largo exilio, en aras de Su Nombre, para que éste no sea profanado.
Este Salmo contiene magníficas alabanzas a Dios, y cómo David reconoce correcto amarlo por todo el bien y los milagros hechos a él, ignorando cómo retribuirlos, pues es imposible compensar a Dios por todo el bien recibido.
Este Salmo de 2 versículos alude a la Era Mesiánica, cuando los Hijos de Israel gozarán la gloria de antaño. Todos alabarán a Dios, en cumplimiento de "todos invocarán el Nombre de Dios".
Este Salmo describe la inmensa confianza de David en Dios. También contiene muchas alabanzas a Dios, quien cumplió aquello que nos prometió.
Este Salmo reprocha a los difamadores, describiendo cómo el efecto mortal de su acto llega más lejos que las armas.
Este Salmo habla del Paraíso Inferior, del que se asciende al Superior. También de cómo Dios nos supervisa.
Este Salmo entona las alabanzas de Jerusalén y cuenta los milagros acaecidos allí.
Este Salmo lamenta el largo tiempo que ya hemos pasado en exilio.
Este Salmo habla del futuro y compara nuestro servicio a Dios en el exilio con quien siembra en tierra árida y llora suplicando a Dios que llueva para que la semilla no se malogre. Cuando puede cosechar, agradece a Dios.
David instruye a su generación, especialmente a Salomón, a cerciorarse de que todas sus acciones sean en aras del Cielo. También critica a quienes invierten día y noche en lograr su sustento.
Este Salmo exalta a quien goza del fruto de su propio trabajo, evitando el robo y el engaño, incluso rechazando regalos. También describe la conducta apropiada para el temeroso de Dios.
El Salmista lamenta la opresión de Israel.
El Salmista reza por el fin de este prolongado exilio.
En esta plegaria, David declara que jamás en su vida se enorgulleció, ni procuró grandeza o placeres terrenales.
David entonó este Salmo al abatirse una plaga. El y los Ancianos de Israel vestían harpillera, el Santuario estaba lejos, por lo que se esforzó en intensa plegaria, pidiendo que Dios recuerde su esfuerzo y sacrificio en aras del Gran Templo.
El Salmista insta a los eruditos y devotos a levantarse por la noche e ir a la Casa de Dios.
Este Salmo tiene 26 versículos, en correspondencia con las 26 generaciones desde la creación del mundo hasta la Entrega de la Torá.
Alidiendo a la época de la destrucción del Templo, este Salmo cuenta de cuando Nabucodonosor pidió a los Levitas cantar en cautiverio como lo hacían en el Templo; estos replicaron: "¿Cómo podemos entonar la canción de Dios en suelo foráneo?" Entonces fueron consolados por la Inspiración Divina.
David ofrece portentosas alabanzas a Dios por su bondad hacia él, y por cumplir Su promesa de concederle el reinado.
Una Salmo muy prominente que orienta al hombre en las sendas de Dios como ningún otro en todo el libro. Afortunado quien lo recita a diario.
David compuso este Salmo contra sus difamadores, especialmente el principal conspirador, Doeg. Quien enfrenta un difamador debe recitar este Salmo.
Una importante lección: Se debe pedir a Dios que ayude a que la boca no exprese lo que no alberga el corazón, como el guardia que sólo permite abrir la puerta cuando es necesario.
Una plegaria portentosa compuesta por David al ocultarse en la cueva y cortar el extremo de la ropa de Shaúl [demostrando que pudiendo matarlo, no lo hizo]. Dijo: "¿A dónde me dirigiré, dónde huiré? ¡Sólo puedo clamar a Ti".
Tras triunfar en todas sus batallas, David compuso este Salmo de alabanza a Dios.
Quien recita este Salmo 3 veces cada día con toda su concentración garantiza su parte en el Mundo Venidero. Por su eminencia, se compuso en secuencia alfabética.
Este Salmo inspira al hombre a arrepentirse y hacer el bien durante su vida. No se fiará del mortal que ni puede salvarse a sí mismo, que súbitamente pierde el hálito de vida. En cambio, confiará en Dios, quien puede hacer lo que Le plazca.
Este Salmo narra la grandeza de Dios y Su abundante benevolencia para con los seres que ha creado.
El Salmista insta a alabar a Dios por Sus creaciones—superiores e inferiores—, que existen, todas, por la fuerza de Dios.
Este Salmo tiene alabanzas, aludiendo a los Trece Atributos de Misericordia con que Dios rige el mundo.